Un cuento de mierda para un país de mierda

Érase una vez una ciudad catalana que estaba en una situación muy muy mala, como muchas otras ciudades, cercanas y lejanas, porque la Bruja Malvada del Norte había condenado amplias zonas a una sequía que se llevaba por delante a padres, madres, abuelos, jóvenes y niños.

Dando un paseo el Príncipe por su ciudad, desnudo como aquel del otro cuento -como estaban todos los reyes y reyezuelos del país de aquella ciudad en esos momentos y, como el otro, presumiendo de su estupenda nada-, vio una imagen que removió los cimientos de sus convicciones más íntimas y profundas: una familia estaba buscando en un contenedor de basura algo que comer.

“¡Imposible!”, dijo, “en mi ciudad este tipo de situaciones no se pueden dar” .

Esa misma frase fue pronunciada a muchas leguas de esa ciudad, pero mucho más al sur, en un sitio más caluroso, ardiente. El Príncipe que la pronunció iba desnudo como los otros, pero no para tapar con ropas invisibles su idiotez, sino para ir como el resto de su pueblo, que tampoco tenía demasiado con que vestirse pero que, contrariamente a la frase que recorría aquellos años el Reino, “no se habían vestido por encima de sus posibilidades”.

Os preguntaréis entonces, ¿qué hicieron ambos Príncipes ante el mismo problema? La lógica dice que o bien tomaron la misma solución o bien llegaron a una solución intermedia entre las removidas convicciones de cada uno.

Nada más lejos de la realidad.

Ahora, en Marinaleda, Sevilla, tenemos a un Alcalde con una citación judicial-aunque dos ministros hayan requerido su detención, ojo- por  haber robado en un supermercado nueve carros de la compra para dar de comer a sus vecinos.

¿En el Norte, preguntaréis, qué tenemos en el Norte?

Obtenida de la web de RTVE

Y el problema lo tiene el primero.

Pero mientras estos dos relatos suceden, cada uno con su correspondiente carga informativa basada en el más puro gatekeeping del prejuicio, van a eliminar la ayuda de los 400€ para los parados sin subsidio, porque son sus parados. Mientras, van a cobrar una cuota anual a los migrantes en situación de irregularidad administrativa, cuota que subirá si esas personas tienen más de 65 años. Mientras, se siguen rifando los derechos de los ciudadanos al peor postor en los despachos de toda Europa y de distintos parqués para compensar con sangre los cien mil millones que nos van a prestar para pagar los desmanes del sistema bancario y financiero.

Mientras, Mariano, pasando unos días en Galicia.

Galiza Calidade, coño.

Anuncios

¿algo que comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: