archivo

Archivos Mensuales: abril 2013

La Presidenta de la Asociación de Prensa de Madrid, Carmen del Riego, va dando pena por Twitter, justificando su presencia en la no-comparecencia de la televisión sintonizada en el canal de Rajoy mientras va predicando por otros medios la dignidad del periodismo y del periodista. Mucho hashtag y pocas nueces.

Con periodistas que se comportan de esta manera salen los políticos así de cobardes que tenemos, y es un círculo vicioso. Periodistas aquiescentes forman políticos incompetentes, que temen a los periodistas verdad y los vetan, fomentando el servilismo para poder no-preguntar, para poder estar.

En su momento se entendieron las grandes cabeceras como necesarios sustentos de los partidos democráticos todavía poco establecidos, y así siguen comportándose: como correveidile de las juntas directivas donde sus amos hablan. Pero, al igual que está cayendo la monarquía y el sistema de partidos del Régimen de la Transición, habrá de caer también este modelo periodístico servil al poder.

Y es extraño que muchos de estos referentes del periodismo no hayan entendido que esta nueva política que estamos viendo nacer no se va a escribir igual que se escribía la anterior. Llenan páginas de periódicos, comentan en radios y hablan en televisión del 15M, de la politización de la sociedad, de la cada vez mayor participación ciudadana de los problemas –y de las soluciones, aunque esto lo obvien o lo criminalicen- y de cómo se tambalean ciertos principios básicos de la Transición. No parecen entender el  descrédito del que gozan entre la ciudadanía viene porque siguen comportándose como siempre, escribiendo por y para los de arriba, cuando deberían haber escrito por y para los de abajo.

Siguen y seguirán cavando su propia tumba -estas cabeceras, estos periodistas- mientras no entiendan que la gente, el pueblo, ha dado el paso adelante que ellos no han dado: ya no somos niños, ya no tenemos miedo de la democracia. La entendemos y sabemos cómo funciona, y, permítaseme la arrogancia, tal vez mejor que ellos, por habernos criado en ella. Y por ello, necesitamos otras herramientas, otros políticos y otra prensa. Herramientas que nos permitan a todos participar real y efectivamente de ella; políticos que escuchen al pueblo y medios de comunicación que pulsen la voz de ese pueblo y denuncien a los políticos que la desoigan.

Un político que comparece a través de una televisión para que sea visto a través de otra televisión es un político cobarde e indigno, como tan indigno y cobarde es el periodista que se sienta y justifica su presencia delante de ese televisor como “necesidad informativa” La necesidad de estos dirigentes, referentes del periodismo es luchar por un periodismo decente, que habrá de traer una política diferente., y dejarse de tanto hashtag y empezar a predicar con el ejemplo.